quarta-feira, 16 de setembro de 2015

El Toro de la Vega es declarado nulo pero el ganador no se entera porque no sabe leer.
La organización publica un comunicado escrito y el vencedor pide que le hagan un dibujo:
O Touro da Vega é declarado nulo mas o vencedor não se inteira porque não sabe ler.
A Organização publique um comunicado escrito e o vencedor pede que lhe façam um desenho:
 
(Tradução On translator:  O Toro de la Vega é declarado inválido, mas o vencedor não está ciente de que ele não consegue ler.
A organização publica uma declaração por escrito e o vencedor pede para tirar uma foto:
 
 
 
El torneo del Toro de la Vega se ha desarrollado, un año más, rodeado de polémica. A las protestas de los colectivos animalistas, cabe sumar la...
 (O Toro de la Vega é declarado inválido, mas o vencedor não está ciente de que ele não consegue ler
Torneio Toro de la Vega foi desenvolvido, mais uma vez, cercada de polêmica.  A protestos de grupos de direitos dos animais, deve-se adicionar o...
 El torneo del Toro de la Vega se ha desarrollado, un año más, rodeado de polémica. A las protestas de los colectivos animalistas, cabe sumar la controvertida decisión de la organización de la festividad. El organismo ha decidido declarar el torneo nulo, al considerar que su ganador iba dopado, ya que disponía de un 25% menos de materia gris que sus contrincantes, hecho que le confería un ventaja frente a sus competidores, los monos.
El vencedor del torneo, Roberto Lerdo, se ha mostrado profundamente indignado. Asegura que le ha sido imposible descifrar el contenido del comunicado de la organización “porque no tiene dibujos”. Además, el Sr. Lerdo considera que la publicación de la decisión en papel es “un acto de brujería que va contra las tradiciones medievales” y que se empieza aprendiendo a leer y se acaba casándote con un maricón”.
La entrega del papel que acreditaba la nulidad del torneo ha sido realizada al afectado en presencia de un notario, ante la mirada atenta de todo el pueblo. Tras una hora examinando el documento impreso, tocándolo a una distancia prudencial con un palo, para ver si reaccionaba, los habitantes de Tordesillas han llegado a la conclusión de que se encontraban ante un ser inerte. Este descubrimiento ha desalentado a la gran mayoría, ya que al no estar vivo, no podrían divertirse torturándolo. Por si acaso, varios habitantes le han arrojado sus heces. (V. mais em:
eljueves.es|Por RBA)