domingo, 6 de setembro de 2015

Desde los 15 años su trabajo es ser disparada hasta 17 metros de altura desde un gigantesco cañon. Jennifer Schneider nos cuenta cómo es ser bala humana, y además tener niños.
 
 
Se llama Jennifer Schneider y desde los 15 años se gana la vida saliendo disparada a 17 metros de altura por un gigantesco cañón. Aquí cuenta...
 
"Tenemos una mujer que está completamente loca y ama lo que hace. ¡Jennifer, 'la mujer bala' Schneider!".
Esa es la presentación con la que una voz a todo volumen da inicio al espectáculo a través de los parlantes del estadio.
Como dice Jennifer, se trata de un show breve, pero la carga emocional que se siente en el recinto lo convierte en una experiencia de alta intensidad para los presentes.
Y por supuesto, para la propia Jennifer, la única mujer bala estadounidense.